Si un nuevo miembro ha llegado a tu familia, alguna de tus amistades ha tenido un hijo o tú misma estás esperando un bebé, uno de los mejores regalos que puedes hacer es un gimnasio para bebés. Este juguete, cuyo nombre suena divertido, se trata de un centro de entretenimiento especialmente diseñado para la estimulación sensorial y la movilidad del pequeño.

También conocidos como alfombras didácticas o centros de juegos, los gimnasios para bebés tienen diferentes estructuras, tamaños y elementos.

Suelen tener una lona o colcha mullida y suave para colocar en el suelo y una serie de juguetes colgantes de madera o silicona. La explosión de música, colores y texturas incentiva la exploración del entorno. Algunos de los juguetes más habituales son mordedores, cascabeles, espejos, texturas rugosas u objetos que emiten sonidos.

También es común que sean portátiles o fáciles de trasladar, para llevar a cualquier parte y garantizar que el bebé avance en su desarrollo, sus sentidos maduren y se desbloqueen nuevas habilidades.

¿A qué edad se orienta el gimnasio para bebés?

Los gimnasios para bebés están destinados a la franja entre los dos/tres meses a los seis meses y el medio año edad, puesto que es la etapa en la que los recién nacidos desarrollan la gran mayoría de sus habilidades motoras.

En Cucamenta tenemos dos estupendos gimnasios para bebés inspirados en la naturaleza según la temática que más te guste: marinera o con mariposas y flores. Incluyen, por ejemplo, un pajarito alegre, una mariposa rugosa y una flor colorida. Amigos que les acompañarán en horas de disfrute.

Beneficios del gimnasio para bebés

  • Seguimiento visual y percepción de profundidad: los recién nacidos son bastante “miopes”, y su vista se va desarrollando poco a poco. A partir del tercer o cuarto mes el bebé distingue los objetos, perfecciona su percepción al contraste y diferencia mejor los colores. Los gimnasios para bebés proporcionan la distancia perfecta para que los bebés observen los diferentes juguetes y aprendan a distinguir los colores.

  • Coordinación ojo-mano: este centro educativo es esencial para desarrollar esta actividad fundamental en el desarrollo cerebral. Alrededor del tercer mes el bebé empieza a ser consciente de que las manos son suyas, y comienza a seguirlas con los ojos. Al intentar alcanzar los objetos podrá satisfacer su curiosidad y mejorar la coordinación ojo-mano, potenciando también la comunicación cerebral. Otros elementos clave para ello los sonajeros pequeños y suaves o los libros con texturas.

  • Motricidad fina y gruesa: cuando el niño se gira o se incorpora para agarrar un juguete, ejercita sus habilidades motrices gruesas. Cuando hace pinza para agarrar un juguete o pulsa un botón, se trabaja la motricidad fina.

  • Estimulación sensorial: los colores de los juguetes mejoran la conciencia visual, mientras que los sonidos ayudan al desarrollo auditivo y las texturas estimulan el sentido táctil.

  • Movimiento, flexibilidad y trabajo muscular: estos gimnasios divertidos y variados ayudan a fortalecer los músculos de los brazos, los hombros, la espalda, el cuello y la barriga de los bebés. También les ayuda a estar más tiempo boca abajo, y prepara su cuerpo para sentarse, gatear y caminar en un futuro. Y los hace más flexibles y elásticos.

  • Desarrollo cognitivo: además del desarrollo sensitivo y de la activación de los sentidos, el gimnasio para bebés potencia la actividad cerebral y favorece la memoria gracias a acciones, objetos y simulaciones repetitivas.

Los gimnasios para bebés también ayudan a estrechar vínculos familiares, a ganar autonomía, a lograr un mejor descanso y a calmar la ansiedad. Ofrecen un sinfín de posibilidades durante un montón de semanas: ¡son el regalo ideal para estas navidades o para dar la bienvenida a una nueva personita al mundo!

 

0 comments

Leave a comment

All blog comments are checked prior to publishing