“No dejamos de jugar porque envejecemos; envejecemos porque dejamos de jugar”

(G.B. Shaw).

Una de las mejores cosas que los Reyes Magos pueden dejar bajo el árbol para un niño es un juguete simbólico.

Si todavía no conoces su importancia, en este artículo te explicaremos que son los juegos simbólicos, por qué son la mejor opción para regalar en estos Reyes 2024, cuáles son los beneficios para la salud y el desarrollo infantil y a partir de qué edad comienza a aparecer.

¿Qué es el juego simbólico?

La forma más sencilla de definirlo es la siguiente: el juego simbólico es un tipo de juego que practican los niños pequeños, en el que utilizan un objeto o juguete para representar otra cosa. Se llama simbólico porque precisamente implica una simulación, ya que los objetos o juguetes son símbolos que representan otros roles o cosas.

Ya el psiquiatra ruso Lev Vygotsky teorizó a comienzos del siglo XX que la fantasía es esencial para el desarrollo saludable de cada niño. Le sirve para superar la impulsividad, a desarrollar funciones cognitivas más complicadas, a comprender las normas y el lenguaje, y por supuesto, a cultivar su capacidad simbólica.

Más definiciones: el juego simbólico abarca toda actividad espontánea en la que los niños usan su capacidad mental para recrear un escenario aparentemente invisible, demostrando todo lo que puede imaginar. Por ejemplo, una escoba puede ser un caballo alado, la rama de un árbol puede convertirse en una varita, o una botella partida a la mitad, ser un barco pirata. También pueden fingir que son padres o madres, cocineros, vaqueros, astronautas y otros múltiples roles y personajes.

¿A qué edad se desarrolla el juego simbólico?

Por norma general, el juego simbólico comienza a desarrollarse a los 2 años de edad, y es más versátil y complejo cuando los niños alcanzan las edades comprendidas entre los 3 y los 5 años.

Los investigadores señalan que un niño que sigue una secuencia al jugar (revolver la leche y luego alimentar al muñeco) también podrá manejar la sintaxis del lenguaje (“Necesito papel y crayones”).


Beneficios del juego simbólicos para niños

El juego simbólico es esencial para los niños: activa su creatividad, les ayuda a exteriorizar conductas y aprender otras nuevas, vivir otros mundos y estimular su imaginación, activar competencias sociales y emocionales o expresar sus sentimientos. Es un tipo de juego clave dentro de su proceso madurativo.

También es un trampolín a la aritmética y a la alfabetización. Por ejemplo, al seguir una secuencia durante el juego -como “preparar” un biberón y alimentar a un muñeco, se estimula el manejo de la sintaxis del lenguaje-.

Las habilidades que un niño adquiere mediante el juego simbólico pueden sintetizarse en cinco, según la web de salud Healthline.

  1. Habilidades cognitivas. Al ejercitar la imaginación, el niño desarrolla nuevas vías neuronales y aprende a pensar de forma creativa, a representar experiencias y a mejorar la toma de decisiones y la resolución de problemas.
  2. Habilidades sociales. El juego simbólico le enseña al niño a ver al "otro", a cooperar y negociar con quien piensa diferente y a desarrollar su empatía.
  3. Autoestima. El juego simbólico aumenta la autoestima del niño, proporcionándoles confianza en sí mismo, ayuda para dominar su frustración y herramientas para organizar su pensamiento y vencer dificultades emocionales.
  4. Idioma. Dado que el niño necesita una memoria desarrollada para comprender que un objeto puede representar algo distinto a sí mismo, el juego es el primer paso en la adquisición del lenguaje y una excelente forma de desarrollar y ampliar el vocabulario.
  5. Habilidades motoras tanto finas como gruesas, ya que el juego implica acción, manipulación de objetos, movimiento, etc. Por ello, también se trabaja la destreza, el equilibrio, la coordinación ojo-mano, la estimulación sensorial, la fuerza, la flexibilidad o la concentración.

Qué juegos simbólicos regalar a un niño por Reyes en 2024

Mejores juguetes simbólicos para niños

En Cucamenta puedes encontrar una amplia colección de juegos simbólicos de las marcas más selectas y con los materiales más respetuosos y de mejor calidad para tus hijos.

Y si no quieres decantarte por el juego simbólico, recuerda que tienes muchas otras opciones: desde los peluches y doudous ideales para los bebés, a los caminadores multiactividad, los sonajeros con sonido, la colmena de abejas, los juegos de mesa más divertidos, los cubos de escalada y las barras de equilibro -ideales para fomentar la actividad física- o las torres de aprendizaje, muy versátiles y geniales para sacarles el máximo partido.

0 comments

Leave a comment

All blog comments are checked prior to publishing